Si de algo sirve tener un blog es para poder escribir lo que a uno le venga en gana. Y hoy siguiendo la tendencia de lo que se mueve por la red, también me apetece seguir con el concepto cara-anchoa y el tortazo gratuito.

Durante las últimas horas hemos visto a los medios revolucionados por un fragmento de un vídeo compartido por el Youtuber MrGranbomba.

En este vídeo que durante las últimas horas ha recorrido foros, redes sociales e incluso noticieros, podemos ver como el protagonista (Youtuber) se acerca a un desconocido con la excusa de solicitar información aprovechando la ocasión para meter el insulto gratuito entre frase y frase.

La otra parte, entendemos que ofendida, reacciona. Aunque antes de hablar, dadle un vistazo al vídeo si sois de los pocos que no lo habéis hecho hasta ahora.

Ahora si. Sabes de lo que hablamos y puedes opinar con criterio, o al menos, de una forma personal.

Pero… ¿Es correcta la actuación de ambas partes?

Definitivamente no, ninguno de los dos actúa como se debe, aunque si como cabe de esperar. Y esta es nuestra opinión.

Por un lado, el asaltante de desconocidos falta al respeto de una manera que si bien no es desmesurada, es incómoda. No es lo habitual que desarrollando tu jornada laboral, o simplemente paseando por la calle, se te acerque un cualquiera y pretenda hacer la gracia de una forma irrespetuosa.

Aunque claro, con este tipo de ejercicio, lo menos que te puede pasar es que el otro implicado reaccione de una manera agresiva.

Ante esto, ¿es justificable la agresión?. En ninguno de los casos.

La denuncia sin sentido

Te expones ante un desconocido, le faltas al respeto, te da un tortazo con la mano abierta y todavía te queda valor para denunciar al agresor agredido.

Una respuesta física no es justificable como ya he dicho, pero en el peor de los casos, el insulto también se puede considerar agresión, por lo que llegados a este punto, ¿quién tiene menos razón?.

El tortazo como fenómeno viral

Dejando de lado las partes implicadas, el mal rato de cada uno y las vueltas que va a dar el tema, vamos a quedarnos con la parte positiva.

Finalmente el Youtuber ha conseguido su objetivo. Estar en boca y en pantalla de todos. Y para nosotros, los que consumimos internet, es lo mejor que nos puede pasar para amenizar una jornada.

Infinidad de usuarios han empezado a compartir sus creaciones en forma de meme, gif e incluso montajes de audio con canciones clásicas que no hacen más que entretener a quien da con ellas.

Eso si, es un tema lo suficientemente serio como para entrar en descalificaciones y faltas de respeto.

Disfrutadlo, mientras dure. Y veremos que pasa con todo esto.

>