Desde el desconomiento de un videojuego que no ha cosechado más que éxito en Japón, hoy toca un no análisis de Yokai Watch.

Con expectativa y la mira fijada en lo que apuntaba a ser un perfecto sustituto (no reemplazo) de Pokemon hasta las nuevas ediciones y algunas horas de juego, se pueden sacar conclusiones de la línea de juego y dificultad que sigue el universo Yokai en Nintendo 3DS.

Es inevitable comparar cualquier juego de recolección de criaturas con Pocket Monster y sus inicios, especialmente para quienes crecimos con ello. Pero hay que dar oportunidades a las nuevas generaciones y ver qué han aprendido de la experiencia de otros.

Yokai Watch llega al mercado europeo haciendo ruido gracias a una impresionante campaña de marketing con un fuerte olor a inversión descontrolada, pero, ¿está bien orientada? Definitivamente no. O no, después de sacar el juego de la caja y devorar consola.

Yokai Watch, el juego en el que no paras de descubrir
Nuestra historia comienza en un sector de Floridablanca delimitado con extensión por descubrir dando de la manera casual con el primer y más fiel Yokai disponible, quien sin entrar en demasiado detalle, nos explicará algunos conceptos básicos sobre las espirituales criaturas, su historia y el sistema de juego.
Un sistema de juego que si bien la publicidad ha hecho creer que el target de negocio estaba orientado hacia jugadores de corta edad o poca experiencia a los mandos, nos lleva al camino opuesto.

Después de varias horas paseando de una punta a otra de la ciudad, peleando con todo lo posible y descubriendo criaturas hasta en los lugares más insospechados, llegamos a la conclusión de que el sistema de combate requiere demasiados cálculos y atención.

Si bien solo contamos con cuatro opciones en pantalla y dos de ataque, manejar un equipo de 6 Yokais en los que controlar el timing de carga de ataque, gestionar objetos o saber cuando desplazarlos ante un enemigo final, pueden hace incómoda la experiencia del jugador hasta el punto de abandonar.

No es el juego de baja dificultad y orientado al público infantil que han pretendido vender

Aunque si es completo, de duración adecuada y con dificultad acertada para gente con experiencia en RPG.

Pokemon, inspiración divina

Repetimos una vez más que es inevitable comparar Yokai Watch y su desarrollo in game con las entregas de la conocida saga Pokemon. Y eso mismo ha debido pensar Level-5.

Por este motivo encontraremos algunos puntos de inspiración que nos llevarán de inmediato al universo creado por Game Freak como los tipos de criaturas y su búsqueda, el sistema de niveles o incluso la evolución en algunos casos.

Eso si, nos olvidamos de las medallas para hacer de nuestra tarjeta de acceso un reloj con opciones de mejora de rango con el que añadir al inventario Yokais de mayor utilidad.

Historia principal, Historia secundaria

Sin duda el punto más fuerte de la primera entrega en Nintendo 3DS en Europa es su sistema de misiones y línea argumental. Por un lado contamos con la opción de seguir la trama principal y por otro lado, la de perdernos durante horas buscando las banderas azules que indican personajes de mapa con misiones secundarias.

Además, estas misiones que aparentemente no tienen repercusión en el camino establecido como principal, se convertirán en necesarias para poder conseguir objetos, niveles o dinero con los que salir de alguna que otra situación incómoda (ejem, atascamiento en boss).

Yōkai, ¿un tema atractivo?

Sin duda. Para quienes conozcan o disfruten la historia y cultura Japonesa y no se pierdan en sus conceptos.

Yokai Watch hace referencia, como no puede ser de otra forma, a cuentos o leyendas del Japón más tradicional adaptados a los nuevos tiempos.

Y como somos #nospoiler, hasta aquí podemos escribir. No queremos destripar situaciones que sorprenderán a cualquiera que disfrute del videojuego.

Veredicto. ¿Comprar o no comprar? He aquí la cuestión. 

Si eres fanático de los RPG japoneses cargados de dificultad y además tienes conocimiento o interés en el país y lo que le rodea, es sin duda uno de los imprescindibles del catálogo.

Por el contrario, si no eres especialmente fan de lo que escribimos en líneas anteriores, el juego puede convertirse en un bonito adorno de estantería.

Es un juego de los que podríamos considerar “O lo amas o lo odias” bien elaborado en el que para saber si es adecuado para tus gustos como videojugador solo tienes que fijarte en el tema inspirado para su desarrollo.

>