Con todo el respeto a Juan Luis Guerra (que no es el autor de la aberración que compartimos) y como si de una broma pesada se tratase, la política en España vuelve a dar que hablar.

No es un nuevo caso de corrupción relacionado con desvío de fondos, de colocación en puestos de relevancia a amigos de / familiares o simplemente un debate polémico de ver quien tiene mas razón sin argumentos. Esta vez se liga al arte.

De difícil descripción, el Partido Popular ha tenido la brillante idea de hacer de su himno una versión merengue para pretender captar el voto latino.

Complicada de escuchar, agradecemos en cualquier caso que la opción descartada fuera la de reguetón.

Disfrutad del vídeo, la canción, la reacción de los periodistas entre risas y el detalle de los pasos de baile del final.

¿En qué momento se esperaba que los asistentes dejarán sus sillas y se montase una Merengue Party improvisada?

>